top of page

De mis amigos aprendí

Siempre he sido una persona de muy pocos amigos. Pocos, pero muy buenos. Mi estilo de vida o tal vez mi personalidad hacen que me pierda por largos periodos y no frecuento tanto a mis amigos, además, aunque parezca extraño, no soy muy aficionado a la convivencia humana y cuando no estoy viajando, prefiero estar en casa, si se puede sólo, mejor.



Sin embargo, cuento con un pequeño puñado de grandes amigos y prácticamente a todos ellos o a la mayoría, los he conocido durante un viaje, o mientras ellos están viajando y coincidimos, o con quienes he comenzado una gran amistad al hacer un viaje.


Mark Twain decía que no hay forma más segura de saber si te gustan las personas o si las odias, que viajar con ellas, yo estoy de acuerdo.


Las siguientes reflexiones o anécdotas cortas, las he aprendido o vivido con algunos de ellos. Los que están a continuación no son todos, pero todos los que están, son algunos de esos grandes amigos.




Con Luis aprendí la importancia de escribir, nos conocimos en le Caribe y durante algunos años nos escribimos correos electrónicos largos, muy a la vieja escuela de las cartas. Las respuestas a veces tardan años en aparecer, y aunque tuviéramos a la mano medios de mensajería instantánea, la honestidad y profundidad de los correos nos permitirá compartir a un nivel más cercano. Tenemos mucho sin escribirnos y creo que retomaré la práctica.

Con Héctor viví uno de los episodios de mayor incertidumbre en un viaje, estuvimos atrapados en Brasil por ser mexicanos, o más bien por no haber hecho los trámites correspondientes. Estuvimos un tiempo en Sao Paulo, sin plata, sin planes, sin fecha de regreso. Entre los dos nos hicimos fuertes, pidiendo dinero de aquí o de allá, compartiendo el presupuesto, la feijoada y los diarios desayunos de galletas con café que regalaba el hostal. Con él aprendí a confiar en los compañeros y a compartirlo todo.


A Cecilia la conocí en un viaje por Michoacán, ella se encargaba de un hotel que tenía una cafetería. Apenas entré, el olor a café y Joaquín Sabina en el sonido me dijeron que debía mudarme a ese hotel. Han pasado casi 12 años de ese encuentro y seguimos siendo amigos. Aprendí que una amistad que nace de la afinidad y el apoyo desinteresado, se van a producir una serie de historias y nuevas amistades a lo largo de los años.


A Valentín lo conocí en el Caribe, luego coincidimos en África. La última vez que lo vi, el tipo hizo un viaje completamente innecesario y fuera de ruta hasta Valle de Bravo. Desvió sus planes para llegar al pequeño pueblo en donde yo vivía y lo hizo sólo para saludarme y compartir por unas horas. Valentín es tal vez el viajero más duro que conozco. He aprendido que la distancia y el tiempo no es impedimento para encontrar a un amigo.




Con Ana Laura hice el viaje que de alguna forma, fué la precuela de Ruta Origen, viajar a las profundidades de la zona lacustre de Michoacán, largas caminatas en las vías de ferrocarril, visitar las casas olvidadas donde se vivieron historias particulares y muy privadas. Con ella, aprendí a entender mi propio país desde la visión de un tercero, a través de su historia y sus recuerdos.

Con Rodrigo empecé mi carrera de viajero profesional, con él he hecho innumerables viajes, la garantía de la buena compañía siempre está asegurada. Rodrigo, mi socio y hermano, es una de las personas más generosas que he conocido y sin duda, un gran viajero. Con él, he entendido que los viajes son para gozar, para probar la comida sin culpa, a veces beber hasta caer y preocuparse más por el compartir que por el tiempo o el presupuesto.





Me faltan muchos viajeros y amigos a quienes extraño y admiro. De cada uno me llevo diferentes aprendizajes y es a través de ellos que he aprendido a ser un viajero más compasivo y comprensivo, a valorar los encuentros y las relaciones, aunque éstas no sean tan cercanas o tan frecuentes.


A cada uno lo llevo en mis notas, en mis recuerdos, en las fotos que a veces saco del cajón y de las letras que a veces se quedan atoradas entre los dedos y que a veces, se escapan, destiladas en algún texto perdido.




Me falta por contarles sobre muchos de ellos y las imágenes son de otros grandes amigos que me han acompañado en los viajes.

39 views0 comments

Recent Posts

See All

Comentarios


Publicar: Blog2_Post

¿Quieres enterarte de las nuevas entradas? Déjame tu correo y te avisaré.

¡Gracias por suscribirte!

bottom of page