top of page

Mi relación más estable

Mi relación más estable ha sido con el café. Conocerme es saber que mi relación con el café va mucho más allá de la taza de todos los días. Crecí entre jarras de cafetera llenas, toda mi infancia me desperté con el olor a café y el sonido del gorgoteo de la imbatible cafetera blanca que extraía el folgers de todos los días. Los termos llenos de café en el portavasos de los autos de mis padres eran cosa habitual y sin darme cuenta, fui adoptando el fértil vicio en la universidad, sin darme cuenta de que el café, como en la historia de muchos, transformaría mi vida.


Les comparto tres momentos en los que el café ha transformado mi vida.


Descubrimiento.


El primer momento de la verdad. He contado ésta historia más de una vez. Mi vocación por buscar la justicia social, la aventura y la sostenibilidad quedó sellada en los montes azules de Chiapas. En un viaje a las comunidades indígenas de los altos de Chiapas, tuve oportunidad de compartir casa, comida y trabajo con una familia recolectora de café, al menos por un par de días, pude ver de primera mano la profunda pobreza en la que viven los agricultores y pude experimentar lo duro que puede llegar a ser éste trabajo. Me enseñaron con su generosidad y su ejemplo que las cosas debían de cambiar y que desde mis potenciales y privilegios, podía hacer algo por nivelar la balanza. En algún texto más adelante les compartiré la historia completa.



Experimentación.


La idea de Ruta Origen se materializó en un café en Coyoacán, mientras desayunaba con mi madre. Sin embargo el café fue el vehículo a través del cuál Rodrigo y yo pudimos materializar nuestro sueño de crear una empresa que pudiera darnos un medio de vida y llenar nuestras más grandes pasiones: Viajar y comer. La idea de éste negocio se detonó gracias a mi gran amigo Santiago Sota, fundador de Drip, café especial. Fué él quien nos abrió las puertas de su cafetería y quien nos llevó a la Sierra Norte de Puebla en donde conocimos a Adelfo Ávila y su familia. La ruta que diseñamos para conocer el proceso del café y su gente, buscaba emular mi experiencia en Chiapas y fué junto con ellos con quienes creamos nuestros primeros viajes y pusimos a prueba nuestra idea. Mi camino en el Turismo Sostenible nunca habría sido el mismo sin el café y su gente.



Confirmación


Esto fue reciente. Después de casi 15 años de trabajar formalmente en proyectos de desarrollo social y conservación en México, Sudamérica y África, estaba empezando a sentir un poco de resignación ante el camino que llevamos hacia la degradación del medio ambiente y al crecimiento de las desigualdades en el mundo. En una búsqueda personal, comencé a buscar nuevas formas de continuar con la lucha, entablando conversaciones en espacios y con públicos nuevos y explorando nuevos términos. Aunque desde hace 4 vengo explorando y trabajando el concepto de “Regeneración”, este año tuve la oportunidad de experimentar un territorio y un potencial de transformación y conservación profunda en el sur de México y esta vez, también fue a través del café. Visitar Finca Argovia, conocer a Bruno Gisemann y a su familia y entender el potencial de la acción directa (Concepto de Arne Naess) dentro de la transformación y regeneración de los territorio, confirmó no sólo que éste es el camino, si no no estamos pocos y que otro mundo es posible.


No creo que sea casualidad que el café esté siendo el hilo conductor de mi vida profesional. Tal vez quisiera forzar el vínculo, pero es inevitable encontrar las coincidencias que me unen al café.


Esto sin considerar las incontables horas, cartas, correos, presentaciones y encuentros que he vivido frente a una taza de café, como la que ahora descansa a mi lado izquierdo, a un lado del monitor. Una taza medio vacía y medio fría, pero llena de las promesas que me he hecho de buscar la felicidad y encontrar el sentido profundo a esta vida, seguiré buscándolo desde mis distintas formas, pero primero, café.





Recent Posts

See All

Comments


Publicar: Blog2_Post

¿Quieres enterarte de las nuevas entradas? Déjame tu correo y te avisaré.

¡Gracias por suscribirte!

bottom of page