top of page

¿Qué diablos es el turismo sostenible?


En los últimos años he ido por ahí promoviendo el turismo sostenible y he caído en cuenta de que no es un concepto con el que todos estén familiarizados, les comparto este artículo explicando en qué consiste el turismo sostenible y si es posible que exista.



La sustentabilidad es un concepto que ha ido tomando mayor protagnismo en los últimos años y, sin embargo, su aplicación y definición aún genera debate y confusión.

En su primera aparición, en el informe Brundtland de la ONU en 1987, se definía el desarrollo sostenible como: “Satisfacer las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las futuras generaciones para satisfacer las propias".


Al comienzo, la traducción de la palabra “sustainability” al español, se hizo de forma indistinta como sostenibilidad y sustentabilidad y a través del tiempo y de distintas visiones, estos dos términos se comenzaron a usar de forma ligeramente distinta. Pero, en esencia, son lo mismo.


Algunas personas creen que la sostenibilidad ya no es suficiente, pues nuestros territorios y su patrimonio han sido gravemente dañados y es necesario reconstruirlos y regenerarlos y tienen razón. De cualquier manera, la sostenibilidad es un primer paso para comenzar nuestro camino hacia un futuro mejor, más justo y sano.



La sostenibilidad implica desarrollar hábitos individuales y colectivos que apunten a mejores prácticas no sólo ambientales, también sociales y económicas. Que promuevan las relaciones justas, el respeto a la cultura y a la identidad de las personas y que conserven el medio ambiente y sus recursos para que puedan ser aprovechados de forma colectiva.


El cambio climático y los problemas sociopolíticos ponen en riesgo el turismo a nivel global y a todos: viajeros, anfitriones, empresas, agencias.


Si el objetivo primordial del turismo es visitar y disfrutar del territorio y de su patrimonio, y si las condiciones actuales apuntan a su degradación, pronto habrá menos lugares qué visitar y la calidad de los destinos será cada vez peor para los habitantes y los visitantes. Más del 80% de los bienes y servicios de la industria del turismo dependen en gran medida de la naturaleza (WTTC,2021)


En definitiva, el turismo genera un gran impacto en el mundo: las emisiones de CO2 por el transporte, el uso de recursos masificados en algunas regiones, la generación de basura, la gentrificación, desculturización y dependencia económica son sólo algunos ejemplos de los efectos negativos que puede generar el turismo.


Sin embargo, los beneficios potenciales del turismo pueden ser enormes y es posible no sólo revertir sus efectos negativos sino promover el desarrollo sostenible de distintas formas.


El turismo sostenible puede promover acciones de conservación del medio ambiente y de especies protegidas.


La creación de algunas reservas naturales y proyectos de safari en África son un gran ejemplo de conservación ambiental y desarrollo comunitario; la posibilidad de revertir los efectos negativos de la guerra y los conflictos sociales a través del turismo es posible por medio de la inclusión y la generación de empleos dignos y bien remunerados. Un turismo bien gestionado puede generar fuentes de empleo y promover la equidad de género. De acuerdo con el World Travel and Tourism Council, el 54% de los empleos en la industria del turismo son ocupados por mujeres.


El turismo sostenible propone una forma de viajar más consciente y responsable, sin que eso signifique sacrificar calidad, emoción ni placer al viajar. Implica una mayor responsabilidad compartida, pero esto trae como resultado experiencias más profundas y significativas y un mayor placer al viajar.


¿Como viajeros, qué podemos hacer para viajar de forma más sostenible? Algunas acciones puntuales que podemos realizar y hacen una diferencia son:

  • Investigar sobre el destino y su cultura: el viaje comienza cuando lo soñamos, investigar e informarnos sobre las costumbres, tradiciones y valores de las personas del destino es una forma de honrar la cultura y hacer viajes más conscientes.

  • Elegir empresas que promuevan la sostenibilidad: cada vez más empresas toman en cuenta la sustentabilidad y algunas ofrecen servicios y experiencias únicas y de gran calidad. Optar por ellas es un gran aporte.

  • Consumir de forma local: visitar restaurantes y hospedarse en alojamientos locales, consumir en tiendas pequeñas y contratar servicios gestionados por locales son algunas formas de contribuir con el desarrollo del destino. Esto, además, trae una experiencia más genuina al viaje.

  • Moverse más lento: una de las mejores formas de hacer un viaje más sostenible es pasar más tiempo en un destino en lugar de visitar muchos destinos, esto reduce el impacto por el transporte, genera una mayor derrama económica en un territorio y promueve visitas más profundas y genuinas en los territorios.

La sostenibilidad es un proceso más que un fin. Afortunadamente ese proceso implica un crecimiento individual y colectivo, nos orienta hacia una mayor consciencia y una forma más genuina y responsable de actuar. Estoy convencido de que los viajes son una gran forma de entender el mundo y buscar un mejor futuro para todos.




84 views0 comments

Comentários


Publicar: Blog2_Post

¿Quieres enterarte de las nuevas entradas? Déjame tu correo y te avisaré.

¡Gracias por suscribirte!

bottom of page