top of page

Tres imágenes de hombres que admiro

Estas son mis referencias.



Todos tenemos héroes. Figuras que representan los valores, las habilidades y las formas de vida a las que aspiramos. Aunque de niño me gustaban los súper héroes, siempre me sentí un poco más atraído a figuras más cercanas a la realidad,, esos personajes que con habilidades humanas y suerte, lograban cumplir grandes hazañas: Indiana Jones, Máximo Décimo Meridio (Gladiador), Han Solo, Ethan Hunt y Rocky Balboa son algunos de ellos.


Y si, todos ellos se basan en el arquetipo de hombre fuerte, con suerte, carisma y un propósito noble y trascendente. Aunque reproducen muchas de las características que es bueno que nos cuestionemos en la construcción de nuestra masculinidad, también es cierto que muchos de esos valores son valiosos, productivos y virtuosos.


Buscar la justicia, tener sentido de aventura y exploración, levantarse y seguir hasta el round 12, servir a otros y hacerlo con estoicismo son algunas características que de niño me parecían aspiracionales (aún).


Pasaron los años y pude reconocer a las figuras cercanas a mi, de hombres que me inculcaron valores como el trabajo, la honestidad, el amor al servicio y a la naturaleza. Mi padre, mi abuelo, mis tíos y algunos amigos han encabezado esta lista de hombres valiosos en mi vida.


Sin embargo, siempre he sentido esa admiración profunda por hombres que a la distancia de los kilómetros y el tiempo encarnan esa imagen aspiracional.


Admiro a estos tres personajes por lo que representan en mi vida y en mi trabajo, como seres mitológicos que encarnan las mejores características que siempre he buscado como viajero y como un ser sensible ante la humanidad, el arte y la naturaleza.


Curiosamente, algo que tienen en común estos tipos era que ellos sabían viajar y vivían en la ruta.



Ernest Hemingway:



El tipo indestructible, el más duro entre los duros. Hemingway y su vida son una aventura con todos los matices posibles. Estuvo presente en las dos guerras mundiales como personal de la cruz roja y periodista. Cubrió eventos como la Guerra Civil española de donde se inspiró para escribir su maravillosa “Por quién doblan las campanas”. Vivió en París rodeado de otros grandes artistas como F. Scott Fitzgerald, Picasso y James Joyce. En sus últimos años, fue amigo de Fidel.


Hemingway vivió tantas vidas como le fue posible y se escapó de la muerte no pocas veces, sobrevivió a heridas de bala y a dos accidentes de avión, decidió quitarse la vida, tal vez era la única forma en la que podía morir.


Boxeador, cazador, piloto, soldado de guerra, el arquetipo del tipo duro, tuvo también una vida llena de eventos desafortunados, violencia y dolor y sin embargo, a través del velo oscuro de la tragedia nos entregó hermosas obras que nos ayudan entender la vida. El viejo y el mar, Verdes Colinas de África y París era una fiesta son viajes de vida y profundidad,


Admiro a Hemingway por su capacidad felina de vivir todas las vidas posibles. Cada episodio de su biografía aparece un personaje de características y escenarios distintos. Vivió la vida hasta la última gota, dejó un legado enorme de inspiración y literatura.




Ryszard Kapuscinski



Uno de los más grandes periodistas globales. Un tipo con un profundísimo sentido de la humanidad, la empatía, la interculturalidad y la introspección. Su capacidad de desvanecerse de su propia personalidad y volverse casi invisible, nos permitió entender otras realidades desde el punto del observador, sin juicio o con uno bien estructurado y consciente.


Kapuscinski nació en Polonia y durante los primeros años de su vida, sufrió en el contexto de la segunda guerra mundial y la posguerra. Su carrera como periodista fue su vía de escape de un país en donde la mayoría de las personas nunca habrían salido de su región. Fue corresponsal para distintos medios en Asia y África principalmente, estuvo presente en eventos sociopolíticos que marcaron la segunda mitad del siglo XX y siempre fue un gran humanista.


Su visión sobre la interculturalidad y la justicia social siempre me han conmovido, la capacidad de observar al otro sin juicios y la capacidad de entender a los otros y a sí mismo a través de la escucha, la observación y la empatía me presenta una de las caras más humanas de un viajero.


“Pero no sólo el viaje como forma de vida libremente elegida es infrecuente. También lo es la curiosidad por el mundo.”

RYSZARD KAPUSCINSKI


Su propia historia, llena de viajes, eventos y escenas me ha inspirado en algunas etapas de mi vida. Recuerdo cuando me sentaba en la terraza del café del hotel Principal en Nacala Porto en Mozambique. Pedía un agua mineral y una cerveza y me sentaba a observar a las personas pasar por la calle mientras escuchaba conversaciones en muchos idiomas a mi alrededor, yo me sentía en una de esas míticas escenas donde Kapuscinski narraba las reuniones de corresponsales de guerra en algún país de África.



Tony Bourdain



Recuerdo mi primer encuentro con Tony Bourdain, fue en un maratón de No Reservations. Yo estaba recuperándome de alguna intoxicación por comer en la calle cuando encontré la serie y recuerdo haber visto horas enteras sin parar.


Su capacidad de ver la luz a través de la neblina, de encontrar lo más puro entre todo el ruido y el caos, su habilidad para narrar de forma cruda, honesta y sin adornos los distintos escenarios en los que se movía y encontrar en los pequeños detalles los placeres más grandes de la vida me atraparon de inmediato. Promotor de la aventura, la experimentación y la buena vida.


Mis escenas favoritas siempre han sido en las que él, en voz en off cuenta sus impresiones o sus reflexiones. Cada uno de estos fragmentos suenan como una confesión profunda hecha a uno mismo o a un amigo cercano y uno puede sentir la intimidad y la honestidad en cada palabra.

Figura compleja, atormentada y con un final triste. Tony Bourdain encarna el perfil de viajero que busco ser, aquel que se arriesga a la mala comida, el que entra en un barrio poco explorado, el que intenta descifrar los secretos de la vida frente a un plato de sopa y una cerveza, el que busca los más grandes rasgos de humanidad en un pequeño buteco o en un ruidoso mercado.


Fue quien dijo: "Mientras avanzas en tu vida y en este mundo, cambias pequeñas cosas, dejas marcas, aunque sean pequeñas. Y viceversa, la vida y los viajes te dejan marcas. La mayoría de las veces, esas marcas, en tu cuerpo y tu corazón, son hermosas. Muchas veces, sin embargo, duelen."


35 views0 comments

Recent Posts

See All

Comments


Publicar: Blog2_Post

¿Quieres enterarte de las nuevas entradas? Déjame tu correo y te avisaré.

¡Gracias por suscribirte!

bottom of page