top of page

7 Imprescindibles para salir a la naturaleza

La naturaleza no es algo que se encuentre afuera, en otro sitio.  Uno no puede ir a la naturaleza, pues somos parte de ella, a donde quiera que vayamos, va la naturaleza, la tierra que pisamos, el agua en la que nadamos y el aire en el que volamos sigue siendo la naturaleza, no nos alejamos de ella, es sólo que sólo nos olvidamos que nosotros la encarnamos.



“Arne Næss, filósofo noruego fue quien acuñó el término “ecología profunda”, una corriente filosófica que nos lleva a entender al ser humano como parte inherente de la naturaleza. En la naturaleza profunda, los seres humanos y sus comunidades no pueden desvincularse de su entorno natural, existen relaciones profundas de retroalimentación entre los servicios que proveen los ecosistemas y los efectos y acciones que genera el ser humano.”


Dicho ésto, es evidente que la construcción y apropiación de espacios“Artificiales” nos han alejado de las expresiones más sanas y naturales de la naturaleza, valga la redundancia. Aunque las ciudades son construidas y habitadas por seres de la naturaleza y con insumos que provienen de la misma, éstos sitios (las ciudades) han sido modificados a tal punto que su sostenibilidad está comprometida y además, la salud y calidad de los servicios ecosistémicos en éstos sitios son de bajísima calidad, en detrimento del ser humano y muchas otras especies. 


La expresión de “ir a la naturaleza” se vuelve útil para referirnos a las experiencias que tienen lugar en entornos poco modificados por el ser humano, en donde la misma se expresa de forma generosa y original. En este sentido, es IMPORTANTÍSIMO, entender que además de regenerar nuestros espacios, debemos de conservar y sostener aquellos entornos que aún conservan su esencia natural. El turismo de naturaleza es una actividad que promueve la conservación de dichos espacios, sin embargo, una serie de comportamientos, lineamientos y recomendaciones son más que necesarias para hacer uso de éstos espacios sin dejar una huella que transforma negativamente el entorno, por nosotros, los otros y los que vendrán.


Una de mis escuelas favoritas, más claras y sencillas para aprender a disfrutar de éstos espacios es la metodología “Leave no trace” . Ésta es una serie de principios que facilitan el entendimiento, el respeto y el cuidado del territorio y las personas que lo habitan y lo visitan.


Estos principios son sumamente sencillos y fáciles de apropiarse, no requieren ninguna técnica sofisticada ni conocimientos profundos específicos, son principios que podemos implementar en nuestros viajes y visitas, en nuestras empresas y hasta en nuestra vida diaria, espero que sean de utilidad:


1. Planifique con anticipación y prepárese

Planear permite reducir riesgos e imprevistos, aprovechar los recursos al máximo así como nuestro tiempo y presupuesto. Conocer e investigar sobre el lugar nos permitirá entender mejor el destino, sus características, cultura y cuidados, lo que nos hará un mejor visitante y nos permitirá disfrutar más nuestra experiencia.


2. Viaje y acampe sobre superficies durables

Acampar, convivir y transitar a pie o en cualquier vehículo en las superficies adecuadas es fundamental, primero por temas de seguridad, pero además para evitar un desgaste innecesario del territorio. Superficies duras, sin vegetación, sin humedad y alejadas de otras especies animales asegura un menor impacto. (Recordé la parábola del constructor insensato)


3. Deseche los residuos de forma adecuada

No hay mucho qué aclarar, empezando por reducir nuestro consumo y evitar lo más posible las envolturas y objetos desechables, deshacerse adecuadamente de nuestros residuos es fundamental, cada lugar tiene sus características y si se puede, llevamos de regreso todo lo que trajimos.


4. Deje lo que encuentre

Además de recuerdos, aprendizajes, historias y fotografías, no debemos de llevarnos nada del territorio que visitemos, ni rocas, ni piñas de pino ni conchitas de mar. A primera vista, puede parecer inofensivo, pero si miles de personas piensan y hacen lo mismo, terminaremos por desbalancear el estado natural del territorio.


5. Minimice los impactos de las fogatas

Fundamental, especialmente en sitios donde existen riesgos de incendios. Las fogatas son útiles y románticas, nos permiten mantener el calor, nos dan seguridad y nos proveen de alimentos cocinados, sin embargo, además de ser un riesgo de incendios y accidentes, su uso requiere el consumo de madera y otros elementos naturales


6. Respete la vida silvestre

Cualquier vida silvestre, animal o vegetal debe de ser respetada, cada especie tiene su lugar en el balance ecosistémico y cada especie tiene derecho a habitar la tierra, si no es por necesidad o seguridad, evitemos cualquier modificación a las otras especies.


7. Sea considerado con otros visitantes

Somos parte de la naturaleza y todos tenemos derecho a disfrutar de los espacios al aire libre, promover la salud de los socioecosistemas implica el respeto y la sana convivencia con otros viajeros, exploradores y campistas, dentro de lo posible, compartamos éstos principios con otras personas.


Espero que éstos principios sean útiles para recordar, nosotros siempre los consideramos en el diseño de nuestras experiencias, es algo que siempre recuerdo en mis salidas a campo y algo que me gusta compartir en talleres y conferencias.





*Las fotografías son en mis dos últimas visitas de camping y al aire libre en EDOMEX y en Hidalgo.


Les dejo la página de Leave no Trace por si quieren profundizar.

33 views0 comments

Recent Posts

See All

Comments


Publicar: Blog2_Post

¿Quieres enterarte de las nuevas entradas? Déjame tu correo y te avisaré.

¡Gracias por suscribirte!

bottom of page